LA CREATIVIDAD MUERE CON LA QUEJA

LA CREATIVIDAD MUERE CON LA QUEJA

La creatividad muere con la queja. Piensa, imagina, valora nuevas opciones, arriesga un poco, crea otros caminos, muévete, propón algo… La queja es un lastre muy pesado que te deja sin energía para nada más. Cambia el «todo es una mierda», donde no hay nada que hacer, por el «esto (concreto) no me gusta, aquello lo haría diferente, lo que me apetece realmente es esto otro», etc. y ábrete puertas. Date opciones para cambiar lo que no te gusta.

PUEDES CONTACTARME DESDE AQUÍ MISMO

4 + 5 =

QUE TU ROL NO SEA TU CÁRCEL

QUE TU ROL NO SEA TU CÁRCEL

Que tu rol no sea tu cárcel.

Lo bueno de los roles es que vayan variando. Esto permite que podamos ir afrontando vivencias, experimentar lo que necesitamos y nos permite también adaptarnos y responder a un medio cambiante.

Cuidado con quedarnos pegadas y pegados a: ser la buena, el responsable, la madre, el hijo, la pequeña, la mayor, el líder, el pasota, la rebelde, la mediadora, el cuidador y cualquier rol en el que te veas enjaulado/a y no sientas la libertad de ser. Es decir, que pienses, sientas y actúes siempre en base a ese rol, sin poder hacerlo de otra manera.

PUEDES CONTACTARME DESDE AQUÍ MISMO

4 + 8 =

LA SOBREPROTECCIÓN ANULA

LA SOBREPROTECCIÓN ANULA

La sobreprotección anula.

Anula las necesidades, los deseos, la espontaneidad, la creatividad…

La sobreprotección bloquea las emociones, genera impotencia, rabia y sentimientos de inutilidad.

La sobreprotección ahoga y limita el desarrollo de las propias capacidades.

Nos deja indefensas y desprotegidos ante el mundo, ante los demás, ante nosotros/as mismos/as.

El sobreprotegido es un abandonado en su necesidad.

La sobreprotegida es una invadida en su intimidad.

Deja de anularle/a, acompaña, respeta, hazte cargo de lo tuyo y contente.

PUEDES CONTACTARME DESDE AQUÍ MISMO

2 + 12 =

INTENTAMOS QUE LAS COSAS NO NOS AFECTEN

INTENTAMOS QUE LAS COSAS NO NOS AFECTEN

Intentamos que las cosas no nos afecten para no tener que responder a ellas. Nos anestesiamos, nos distraemos, minimizamos, aguantamos, fingimos, normalizamos, nos desensibilizamos. Porque si nos enfadamos, si algo nos duele, si nos sentimos humillados, menospreciadas, si sentimos frustración, rabia, miedo, amor… entonces nuestro cuerpo reacciona, nos pide una respuesta. A veces no queremos, pero otras veces no podemos responder a eso que sentimos. Porque no sabemos cómo, porque tememos las consecuencias, porque nos faltan herramientas, porque nos asusta lo que sentimos, etc. Así que nos trampeamos, haciéndonos creer que no nos afecta y así evitamos reaccionar y responder, con todo lo que eso conlleva para nosotros/as.

Podemos ser honestos/as y dejarnos un poquito en paz. Sentir lo que sintamos y después decidir (con conciencia) qué hacer o no hacer con eso.

PUEDES CONTACTARME DESDE AQUÍ MISMO

12 + 15 =

INMEDIATO

INMEDIATO

Lo INMEDIATO es enemigo del contacto que tanto necesitamos…

El otro día vi un anuncio que decía algo así: lo veo, lo quiero, lo tengo. Así de simple, así de rápido! Y me dio que pensar. Recuerdo que lo primero que me vino fue… el mundo se va a la mierda.

Me vino a la cabeza una niña o un niño que no entienden de esperas, de verdad que no, que lo que quieren lo quieren ya y tiene que ser ya! Y, hoy por hoy, ni siquiera tenemos que lidiar mucho con la frustración infantil porque se puede! Si lo quieres estás a golpe de clic y mañana tienes a Amazon llamando a tu puerta. Da igual si no sabes si te vendrá bien, si te valdrá, si te cabrá… puedes ahorrarte todo ese tiempo de maduración,  todo el proceso que va desde que sientes un deseo hasta que al final lo consigues y la satisfacción que eso proporciona-ba. Y da igual, porque tienes todas las facilidades del mundo para devolverlo igual que para comprarlo. Y ojo! Sé de las ventajas que eso ofrece, de lo fácil que te hace la vida, lo cómodo que es… porque va muy en sintonía con la vida de trasiego que llevamos. Si no existiera Amazon y la compra online habría que inventarla. Pero a veces me pregunto, qué pasa con lo humano, con el sosiego y la calma que luego decimos que necesitamos y nos la tienen que dar en pastillas, qué pasa con la paciencia, con poder valorar realmente si esto lo quiero o no, si es un deseo o una compulsión, con pensárselo dos veces… qué pasa con el contacto que nos hace falta para todo eso?

Porque entrelineas, no estoy hablando de comprar.

PUEDES CONTACTARME DESDE AQUÍ MISMO

1 + 15 =

×